DISCURSO ANFUBIENES EN ANIVERSARIO N°87 DEL MINISTERIO DE BIENES NACIONALES

“En un proceso complejo, difícil como el que estamos viviendo y que no puede y no debe dejar indiferente a nadie, no podemos dejar de reiterar, como lo hemos venido haciendo en todas las instancias posibles, y lo seguiremos haciendo, que nuestro Ministerio, un Ministerio eminentemente técnico no puede transformarse en un botín  de los gobiernos de turno. Esto golpea a la administración del estado en general, a nuestros Ministerio, a sus trabajadores y a la ciudadanía que es destinataria de la política pública que cada uno/a construye desde sus espacios laborales.

Desde abril y hasta la semana pasada han sido despedidos en este Ministerio un centenar de trabajadores/as. Hemos sido, a la fecha, uno de los servicios públicos más golpeados del país, tanto en el nivel central como en las Secretarías Regionales.

Rechazamos, como lo dijimos al día siguiente en que se produjeron despidos masivos ante los medios de comunicación, y lo hemos señalado en otras múltiples instancias, así como como también lo han visibilizado nuestros dirigentes regionales, los despidos injustificados de nuestros compañeros/as, y que estos hayan cursado sin mediar el tiempo necesario para realizar una evaluación objetiva, considerando capacitación, mérito o experiencia.  De este modo, no se fortalece el Ministerio. Un ministerio fortalecido, al que todos aspiramos, se construye también con respeto a la función pública.  

               

Lamentamos profundamente que no haya existido posibilidad de negociación efectiva con las autoridades. Por nuestra parte y queremos dejarlo muy claro, hemos intentado todos los mecanismos y espacios de conversación posible.

Tal como hemos señalado en reiteradas ocasiones, seguiremos orientando, insistiendo y propiciando la reincorporación o la indemnización de nuestros/as compañeros/as a través de la vía judicial. Esta se transforma en la única herramienta efectiva cuando nos enfrentamos a un escenario de despidos arbitrarios. Consecuentemente, celebramos y celebraremos cada uno de los fallos que favorezcan a los trabajadores/as.

Queremos señalar también que esta Asociación Unitaria, que tiene más de 70 años de historia de dignidad y de lucha,  no es ni será nunca complaciente, menos será obsecuente. Sin embargo, y se lo hemos dicho a las autoridades, lo conversamos recientemente con la Jefa de Servicio (y nos reuniremos la próxima semana), estamos disponibles para participar en las instancias en las que históricamente y por derecho esta Asociación de Funcionarios ha participado y que actualmente son parte del sustento de los instructivos de buenas prácticas laborales, las normas del Servicio Civil y la propia Política de Gestión y Desarrollo de Personas que recientemente la Autoridad aprobó, en la que participamos activamente por más de un año.

En este sentido, llamamos a las autoridades a acoger efectivamente como servicio el paquete normativo del Servicio Civil, que establece criterios de contratación y desvinculación en el sector público. Seremos observantes y demandantes para el cumplimiento de estas normas y utilizaremos la conversación con nuestras autoridades, pero asimismo todas las vías que nos permitan su implementación. 

Tenemos la convicción de que son los trabajadores/as del Estado, en cualquier calidad contractual, quienes hacemos carne la política pública, cuyo destinatario es la ciudadanía y el pueblo de Chile. Cada uno de nosotros somos contribuyentes desde las labores más diversas, de soporte, de negocio o estratégicas, a la materialización de la política pública del Ministerio de Bienes Nacionales. Eso entendemos por función pública, por funcionarios permanentes del Estado, eso entendemos por dignidad funcionaria.

En un día en el que celebramos merecidamente por cierto el 87 aniversario de nuestro querido Ministerio, porque esta celebración es patrimonio de los/as trabajadores/as, invitar a cada uno de ustedes a ser fraternos, unidos y solidarios. No naturalicemos prácticas arbitrarias, no normalicemos que los cambios de administración signifiquen la entrega del “botín del Estado” y el pago de favores políticos, de amiguismos, de prácticas nepotistas. La defensa de la función pública resulta fundamental para permitir que el Estado garantice derechos y promueva avances en políticas públicas al servicio de nuestro país, por lo que el empleo público y los avances de las políticas no pueden estar condicionados a la administración de turno.

 

En tiempos difíciles para los trabajadores quiero dejarles como reflexión una frase de don Clotario Blest, el fundador del sindicalismo público chileno.

 Y la acción y el ejemplo arrastran mucho más que la palabra.

Libertad, justicia y fraternidad

Hacer el bien a todos los que sufren.

No hacerle el mal a nadie.

Sólo atacar a quiénes atacan a los trabajadores.

¡No se desalienten nunca!”